Seleccionar página

La galería de arte es el vinculo entre el artista y el publico.  Sigue siendo un protagonista importante dentro del mercado del arte, a pesar de que actualmente con la ayuda de internet y de todas las facilidades informáticas con las cuales contamos, un artista se puede dar a conocer por si solo, creando su sitio web y valiéndose de las redes sociales.

No obstante, no podemos obviar la importancia de la red de contactos con la que cuenta una galería de arte.  Esta red de contactos es interesante sobretodo para los jóvenes artistas, quienes cuentan con una red limitada.  Desarrollarla y hacerla crecer les supondría mucho tiempo y energía. La galería está para desempeñar este rol.  Por lo tanto está de más decir lo ventajoso que resulta para un artista que una galería de prestigio y con una red importante se interese en su trabajo.

El galerista tiene la delicada misión de hacer el vinculo entre el mundo de las ideas y de la creatividad donde se mueve el artista, y el mundo mas terrenal, que no es otro que el de los marchantes de arte: la compra y venta.  El galerista debe saber transmitir la visión del artista, conocer y apreciar su obra para poder promocionarla y venderla como si fuera suya; de lo contrario solo sería un comercio frio y sin sentido.  El galerista encarna dos papeles en uno solo: la promoción de la obra + marchante de arte.

Esta dualidad del galerista, determina la distribución de la galería en la cual deben existir dos zonas claramente identificadas:

1- La sala de exposiciones donde se dan a conocer las obras del artista.  Un espacio similar al que encontramos en los museos, en donde todo está diseñado para resaltar y valorizar el trabajo del artista.

2- Espacio donde las ventas se concluyen.  Este espacio se encuentra, por lo general, en la parte posterior de la galería.  Debe ser intimo, ajeno a las miradas de los visitantes.  Los compradores de arte y coleccionistas suelen ser muy discretos ya que dependiendo del valor de las obras, inmediatamente se hace el vinculo directo con el poder adquisitivo del cliente y del patrimonio que pueda poseer.  Es algo parecido a lo que sucede con los compradores de joyas y metales preciosos.

La distribución de la galería es un aspecto muy importante a tener en cuenta a la hora de buscar un local.

El galerista debe ser un apasionado del arte y conocedor su historia y de sus corrientes.  La galería debe especializarse en un tipo de arte para desmarcarse y sobresalir en un mercado complejo y cada vez mas competitivo.

©El Prisma del Arte

Autor: L. PatCast


L’Email Marketing by Benchmark